Se buscan titulados en FP

Hace no demasiados años los estudiantes que optaban por la formación profesional no tenían el mismo prestigio social que los universitarios. En la actualidad, los cambios en el mercado laboral provocan que los titulados de FP tengan una alta empleabilidad lo que mejora su consideración. Cada vez más jóvenes optan por la Formación Profesional como un camino más seguro para encontrar trabajo.

El 32% de los estudiantes españoles cursan FP, lo que supone un estimable aumento con respecto a años precedentes. Sin embargo, aún está lejos de la media europea que se sitúa en el 52%. En el último año se ha detectado un ligero descenso en las ofertas laborales dirigidas a titulados en Formación Profesional que se sitúa en poco más del 20%. No obstante, este descenso es mucho menor que en otros sectores más afectados por la crisis.

El 60% de las ofertas vinculadas a la FP se concentra en las siguientes familias profesionales: Administración, Electricidad y Electrónica y Fabricación Mecánica. La primera de ellas es la que más sube este año en términos de empleabilidad. También se incrementan las ofertas para titulados en Hostelería y Turismo. Por su parte, Industrias Alimentarias, Madera y Mueble, Textiles Artísticos y Diseño Gráfico apenas llegan al 1% de ofertas.

Por comunidades autónomas, Madrid y Cataluña son las que más demandadas profesionales de la FP. Madrid es la comunidad donde más han aumentado este año las ofertas para este colectivo, mientras que Cataluña y País Vasco siguen mostrando altos niveles de demanda laboral.

Por puestos concretos, Técnico de Mantenimiento sigue siendo el más requerido y, por tanto, el que tiene mayores posibilidades de inserción laboral. Le sigue Administrativo, Comercial y Operario Especializado. El área de Producción de las empresas es el que más demanda de titulados en FP tiene, seguido de Comercial y Servicios Generales.

A pesar de los rigores de la crisis económica, las opciones de trabajo para los titulados en FP están al alza y no parece que en los próximos años vaya a darse un cambio de tendencia.

Nuevos profesionales para el mundo digital

En la actualidad confluyen dos sucesos que están cambiando el mercado laboral de forma abrupta. Por un lado la crisis económica que está afectando gravemente a muchos sectores. Por otro, el progreso de las nuevas tecnologías asociadas al ámbito comercial.

Crisis y nuevas tecnologías generan la aparición y consolidación de nuevos perfiles profesionales con gran nivel de demanda

Muchos trabajadores, conscientes de las dificultades existentes en otros sectores más tradicionales, enfocan cada vez más su formación hacia estos nuevos perfiles laborales. Esto, a su vez, es un caballo de batalla para las empresas de formación y para las compañías en general que deben ofrecer a sus empleados una formación adecuada y adaptado a los bruscos cambios que se están dando en la capacitación profesional.

El mundo digital, en plena expansión en los últimos años, ha traído consigo la aparición de nuevos perfiles que, además, mutan día a día. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

  • Arquitecto de información. Se encargan de organizar los sitios web con el fin de mejorar su navegabilidad, todo ello con el objetivo de optimizar la imagen de las empresas a través de sus páginas web. Colaboran activamente con desarrolladores y diseñadores.

  • Diseñador web. Este perfil profesional está al alza desde hace varios años encargándose de cuidar el aspecto de las webs, especialmente a nivel estético.

  • Editor de contenidos. Es uno de los ámbitos que está absorbiendo profesionales de la comunicación. Mientras los periódicos y medios de comunicación tradicionales pierden presencia y empleados, los editores de contenido crecen al ritmo que se desarrolla el mundo digital y la comunicación a través de las nuevas tecnologías.

  • Community Manager. Este profesional está en boca de todos. En un principio su misión no estaba del todo clara y con ese término se definía diferentes profesionales. Puede decirse que el Community Manager se encarga de la comunicación externa de las empresas, especialmente de las redes sociales. El objetivo final es mejorar la presencia de la marca en la red.

Tan solo son cuatro ejemplos de los nuevos profesionales asociados a las nuevas tecnologías. Tener un dominio de ellas y una adaptación continua a los cambios permite mejorar las posibilidades de encontrar trabajo en el ya de por sí complicado panorama laboral actual.

¿Estamos sobrecualificados?

Según los datos de la tercera oleada del año del Randstad Workmonitor seis de cada diez españoles consideran que su formación es mayor de la que necesitan para el desarrollo de sus trabajos. Solo es superado por Grecia con un 69%. Este estudio sobre las expectativas laborales muestra una realidad palpable en el mercado laboral español. Muchos estudiantes completan una formación muy específica orientada a unos trabajos que a la postre no terminan desarrollando.

La situación del empleo en España no favorece, en general, a las personas con una alta cualificación. El tejido laboral de nuestro país ha cambiado en los últimos años ofreciendo menos posibilidades a los trabajadores o a los estudiantes que buscan su primer empleo. El cierre de empresas y la alta tasa de paro obligan a la búsqueda de alternativas.

Por un lado, muchos trabajadores optan por emigrar a otros países, especialmente dentro de la Unión Europea, intentando encontrar ofertas de trabajo acordes a su formación. Si se quedan en España, la opción más realista para un gran número de trabajadores es encontrar un empleo que exija un nivel de formación menor.

Así las cosas, podría señalarse también que existe una falta de planificación o adaptación a la realidad del mercado laboral español. En determinados sectores la capacidad para absorber nuevos trabajadores cualificados no es muy alta. Un estudiante considera que habiendo dedicado varios años a perfeccionar sus competencias laborales, incluyendo en muchos casos desarrollo de máster o idiomas, tendrá asegurado el trabajo. Pero a la postre, la realidad es distinta. De esta forma, es conveniente que realizar un estudio previo de las opciones que existen en un determinado sector para evitar sorpresas.

En comparación con otros países, los datos del Randstad Wormonitor revelan una gran diferencia entre los propios estados de la Unión Europea. En Dinamarca solo uno de cada cuatro trabajadores cree que su formación y experiencia está por encima de sus obligaciones laborales. Le sigue Holanda con un 32% y Alemania con un 42%. Datos lógicos si se tienen en cuenta la situación económica en la que se hallan estos países.

Prácticas no remuneradas para encontrar Trabajo

La preocupación creciente sobre las oportunidades laborales entre los universitarios españoles obliga a un cambio de actitud. Muchos estudiantes ya valoran, casi exclusivamente, las salidas laborales de sus carreras a la hora de tomar una decisión. Conscientes de las dificultades tratan de evitar los disgustos provocados por una mala planificación.

Una vez elegida una carrera, muchos estudiantes permanecen alerta a las opciones que se les van presentando de combinar el aprendizaje académico con el laboral. Las prácticas se configuran como una opción muy tenida en cuenta para conseguir esa formación práctica. Universia, la red de universidades de habla hispanoportuguesa, ha realizado una encuesta para extraer datos sobre las opiniones de los estudiantes en torno las prácticas no remuneradas.

Según Universia, un 63% de los más de 2.000 encuestados estarían dispuestos a realizar esta clase de prácticas profesionales. Desde el punto teórico se trata de una forma de tener un primer contacto con la realidad empresarial que espera a los titulados. Los estudiantes ponen en práctica sus conocimientos adquiriendo experiencia en aquellos ámbitos laborales que se relacionen con sus estudios.

Sin embargo, es un hecho que la proliferación de estas prácticas de empresa no remuneradas se encuadra en una situación de crisis económica en la que las empresas buscan explotar todos los mecanismos a su alcance para evitar gastos. Acumular un gran número de personal en prácticas sin contraprestación económica no parece la fórmula más justo.

No obstante, la realidad económica es la que es, y muchos estudiantes o recién licenciados interpretan las prácticas como la forma más segura de integrarse en el mercado laboral. La posibilidad de entrar a formar parte de la plantilla una vez terminado el periodo de no remuneración no deja de ser un acicate. Así, según Universia, un 78% de los encuestados alargarían su periodo de prácticas al consideran que es la mejor manera de crecer en la empresa.

La mayor parte de las empresas, sin embargo, no está en condiciones de asumir en su plantilla a la totalidad de los estudiantes en prácticas, por lo que el nivel de competencia puede ser elevado. Sea como sea, no cabe duda de que cada vez son más los titulados que optan por unas prácticas no remuneradas para mejorar su empleabilidad.

Las empresas de formación amplían mercado en Latinoamérica

Con la irrupción de la crisis económica, uno de los sectores que mejoró sus perspectivas fue el de la formación. Con un paro creciente y muchos trabajadores con nuevas necesidades de mejorar su nivel formativo, el sector ha vivido tiempos de bonanza, gracias también, a la colaboración con instituciones públicas.

Sin embargo, y como suele suceder en estos casos, el aumento considerable de pequeñas y medianas empresas en este ámbito requiere la búsqueda de nuevas vías de negocio más allá de nuestras fronteras. De esta forma, Latinoamérica se convierte en un destino muy interesante.

Muchos de los estados latinoamericanos están viviendo un importante progreso económico y social. Sus trabajadores requieren formación específica para cubrir puestos laborales cada vez más exigentes. Es aquí donde entran las empresas de formación españolas que, amparadas en el idioma y la experiencia, ofrecen servicios que están teniendo una gran acogida.

Uno de los ámbitos de menor riesgo es el de la formación e-learning. Gracias al uso de las nuevas tecnologías, las entidades de formación ofrecen a empresas latinoamericanas programas de formación y consultoría con el fin de mejorar las capacitaciones laborales de sus profesionales. En este sentido, la Asociación Española de Proveedores de E-Learning (APEL), ha firmado recientemente un acuerdo con la Asociación Colombiana de Empresas de Formación (Acefel) para incrementar la presencia de esta industria española en aquel país.

Así mismo, las escuelas de negocios españolas han iniciado un proceso de expansión en el mercado latinoamericano con el objetivo de cubrir unas demandas cada vez más importantes. En este sentido, cada vez son más las empresas españolas que ofrecen posgrados online dirigidos específicamente a clientes latinoamericanos.

Las diferentes firmas españolas de formación están potenciando sus servicios online para atender estas nuevas vías de negocio. Con una cierta saturación del mercado español, Latinoamérica se convierte en un destino comercial con grandes posibilidades y con pocos riesgos.

El hecho de manejar el mismo idioma y el prestigio de muchas entidades formativas españolas favorece un negocio que puede crecer en los próximos años.

La UE alerta de la situación de los becarios españoles

Cada vez más, muchos jóvenes se integran en el mercado laboral a través de las becas. Se trata de opciones muy apetecibles para un gran número de estudiantes o recién licenciados que no dudan en aceptar cualquier condición de trabajo con tal de tener una primer experiencia laboral.

El mercado de trabajo en España está en situación muy negativa y una beca puede ser la solución momentánea. Pero la Comisión Europea, a través de un informe sobre la situación de los becarios y los contratados en prácticas en España, alerta sobre los abusos que están sufriendo estos nuevos trabajadores.

Los beneficios fiscales que las empresas obtienen a través de este tipo de contratos llevan a las mismas a ofertas un buen número de becas. A la hora de la verdad, muchos de estos becarios sobrepasan con creces sus atribuciones y su número de horas de trabajo. Según el informe, las prácticas en España carecen de límites legales claros y es por ello que se termina dando una gran flexibilidad laboral.

Esta flexibilidad es interpretada por los empleadores como una posibilidad de sacar el mayor rendimiento posible a sus becarios, a modo de horas extras y labores que pueden ir mucho allá de sus responsabilidades.
Con la llegada de la crisis se ha “institucionalizado” la beca como condición previa casi indispensable para integrarse en el mercado de trabajo. Es un hecho que cada vez hay menos opciones laborales para los jóvenes. Si bien las becas pueden traer consigo un exceso de carga de trabajo no equiparable al beneficio económico, también es un hecho que es la mejor manera de que los jóvenes tomen conciencia de lo que les espera.

La Comisión Europea considera que “los salarios son insuficientes y aboga por una mejora en las condiciones laborales de los becarios y los trabajadores en prácticas españoles”. Una mejora que difícilmente llegará en próximas fechas teniendo en cuenta la situación del mercado laboral.

Los ingenieros informáticos sí trabajan

Al menos, una gran parte de ellos. Así lo recoge un estudio de la Escuela Informática Tomàs Cerdà que señala que el 84% de sus estudiantes del Grado de Informática y Servicios encuentra trabajo antes de terminar sus estudios. Los jóvenes aprovechan las ofertas de empleo en prácticas para dar sus primeros pasos en el mercado laboral y la mayor parte de empresas acaban contratando a los becarios.

Este es un proceso seguido por una gran cantidad de universitarios que ven como hoy en día, una beca es la mejor, y a veces única, manera de terminar encontrando un empleo. No cabe duda de que los cambios sociales y el enorme avance de las nuevas tecnologías favorecen el sector de la ingeniería informática.

Las empresas precisan personal especializado y acude a jóvenes universitarios para incorporar trabajadores. Según las estadísticas de Eurostat la tasa de paro de los ingenieros se sitúa en poco más del 7,5%, muy inferior a la de muchos otros colectivos.

La ingeniería informática se convierte así en una de esas ‘carreras con salida’ que tanto atraen a los jóvenes. Conscientes del panorama desolador del mercado laboral español, la vocación está pasando a un segundo plano imponiéndose el pragmatismo en la elección de los estudios. Nadie quiere estudiar una carrera cuyo desenlace sea acabar tras la barra de un bar.

Por otro lado, la situación del mercado laboral está llevando a que los demandantes de empleo busquen trabajo por debajo de su formación. Más de un 80% de los candidatos aspiran a trabajos por debajo de su nivel de estudios, según diferentes estadísticas. A ello hay que añadir la competencia creciente para la mayor parte de puestos de trabajo.

Todo ello es consecuencia inevitable de un mercado laboral cada vez más complejo y con menos posibilidades. El paro ha afectado a millones de personas y muchas de ellas se encuentran con la imposibilidad de acceder a un trabajo acorde con sus estudios. No queda otra que rebajar las expectativas mientras se continúa con una formación a la que se pueda sacar partido en un futuro a medio plazo.