Categorías
Encontrar trabajo Temporada de verano

Se acabó mi formación, buscando un empleo

Imagen: bpsusf en Flickr.

Ha llegado el momento, el final de una etapa. Has terminado tus estudios y tienes que ponerte a buscar trabajo. Has estudiado esa carrera o módulo formativo que querías y por fin tienes el título en la mano. Pero ahora llega el comienzo de otra etapa: La laboral. Es un salto que toda persona debe dar y que pocas veces es fácil. Por eso lo conveniente es pararse a pensar primero en que te gustaría trabajar y segundo identificar los medios que tienes para alcanzar tu meta.

Aunque parezca algo trivial, no está de más pararte a pensar en qué te gustaría trabajar y para eso necesitas conocerte un poco a ti mismo. Haz un repaso de tu etapa de estudiante y evalúa:

  • ¿Qué se me daba mejor?
  • ¿En qué materias disfrutaba más?
  • ¿En qué entorno me gustaría verme?
  • ¿Cual serían las condiciones que me gustaría tener?
  • ¿En qué podría yo contribuir mejor dentro de una empresa?
Analiza y planifica

Dentro de una determinada titulación existen muchas ramas donde desempeñar después un trabajo y es importante tener las cosas claras para poder dirigirte hacia algo concreto- Existe también la posibilidad de que hayas hecho prácticas durante los veranos, seguramente relacionadas con tu titulación, si es así pregúntate:

  • ¿me sentí cómodo?
  • ¿qué es lo que aprendí durante ese periodo?
  • ¿te gustaría que tu primer trabajo fuera como ese?
  • ¿conocí a personas interesantes en ese periodo?

Todas estas cuestiones te ayudarán a tener una visión más clara y más orientada de quién eres y qué quieres conseguir. Es importante reflejar esto en lo que será tu currículum vitae porque las empresas cada vez más buscan la especialización y futuros trabajadores comprometidos con sus organizaciones.

¿Qué medios tengo disponibles?

Trabajar tu red de contactos. Recién titulado apenas cuentas con experiencia, pero seguro que conoces a muchas personas que te podrían conectar con tu primer empleo. El primer paso podría ser redactar una lista de personas, que pueden estar o no relacionadas con el sector donde te gustaría trabajar, pero que hablarán de ti o te recomendarán porque te conocen. Compañeros de universidad, familiares, amigos, seguro que conocen a alguna persona con la que practicar Networking para darte a conocer y abrirte nuevas puertas.

La Universidad o centro de formación. Cada vez las universidades y centros son conscientes de la demanda de empleo que existe  y crean sus propios departamentos de orientación y bolsa de trabajo o prácticas. Por eso, lo recomendable en este punto es:

  • Buscar y solicitar una entrevista con las personas responsables de la orientación laboral en tu Universidad o centro de estudios.
  • ¿Tiene tu universidad o centro una bolsa de trabajo y/o prácticas? Apúntate en ella y consúltala periódicamente.
  • ¿Hay alguna asociación de antiguos alumnos? Hazte miembro pues siempre organizan actividades y además ya cuentan con más experiencia.

Los colegios profesionales. Muchos de los colegios profesionales cuentan con ofertas de trabajo propias además de tener información y servicios para los colegiados. Infórmate sobre el colegio de tu titulación y colégiate si lo crees conveniente para acceder a esas ofertas y contactos que puede haber. La cuota que tienen si eres recién titulado suele ser baja, así que es una buena opción a tener en cuenta.

Usa los portales y comunidades de empleo. Existe muchos portales de empleo donde las empresas publican sus ofertas y también consultan currículos. Otros portales publican las ofertas existentes y actualizadas de un determinado sector o lugar. Muchas de estas webs te permiten crear alertas para estar notificado en tu correo electrónico lo cual es bastante útil en tu búsqueda de empleo. Si tienes claro tu sector también puedes acudir a portales especializados y consultar ahí las ofertas que tienen.

Acude a ferias y salones de empleo. Las empresas se encuentran con que es complicado encontrar personas que encajen con lo que quieren, por eso cada vez más se organizar este tipo de eventos donde se da a conocer la cultura de trabajo en las empresas y además ten dan la oportunidad de llevar tu currículum, de hacer entrevistas de trabajo y todo de primera mano. Un ejemplo es JOBarcelona el pasado mes de febrero.

Cuando se trata de tu primer empleo, busca la mejor oportunidad.

Realizar prácticas en empresas es una de las opciones más comunes a la hora de enfrentarte por primera vez a tu primer empleo. Esta opción la puedes hacer mientrasaún eres estudiante o si la empresa quiere contratar a un profesional en prácticas. En esta situación, ¿qué es más importante para ti, encontrar el camino adecuado y adquirir valiosa experiencia? ¿o te fijas más en el sueldo? En muchas ocasiones acceder a unas prácticas empresa implica poder acceder después a un contrato de trabajo más largo o quizás adquirir los conocimientos o contactos para acceder a otra oportunidad en el futuro. Dicho esto, lo ideal es que te pongas a recopilar las ofertas empleo. Puede ser a través de la Universidad o centro de formación y también a través de las webs de las propias empresas. Cada vez resulta más habitual encontrar un apartado tipo “trabaja con nosotros” donde poder presentarte y adjuntar tu CV. Eso sí, no escatimes tiempo y esfuerzo a la hora de hacer un currículum vitae sin experiencia en el que resaltes tus fortalezas para compensar la falta de experiencia laboral.

Usa las redes sociales para encontrar trabajo. Cada vez es más común encontrar ofertas de trabajo o prácticas que solo circulan por las redes. Además los estudios nos dicen que cada vez más las empresas consultan la información que una persona tiene y comparte en Internet para tener un perfil del candidato. Las redes sociales constituyen un canal más de comunicación entre el empleador y tú, pero úsalas con cabeza, eres lo que compartes y hay que tener cuidado con lo que se dice en la red. Estar en las redes sociales son hoy en día una oportunidad que no se puede despreciar para mantener tus contactos, hacer otros nuevos y por tanto nuevas oportunidades o conocimientos.

Construye tu currículum con tus capacidades, competencias y logros.

Si careces de experiencia profesional intenta a que aquel que vaya a leer tu CV le resulte interesante. Ten en cuenta que como tú habrá muchas personas, con tus estudios o con otros diferentes, contando su propia historia. A diferencia de lo que mucha gente piensa, la experiencia no siempre determina si consigues o no un puesto de trabajo. Cada vez más las empresas buscan ese plus que hará que la persona encaje mejor, son las competencias, habilidades y el valor añadido. Tienes que pensar cómo diferenciarte, para eso pregúntate:

Cuando hables de tus capacidades:

  • ¿qué te gusta hacer y por qué se te da bien?
  • ¿en que área de tu formación destacas más?
  • ¿eres un buen comunicador?
  • ¿eres una persona resolutiva o te agobias rápidamente?

Cuando hables de tus competencias:

  • ¿eres proactivo?
  • ¿organizado?
  • ¿te gusta analizar las cosas?
  • ¿eres de los que toman la iniciativa?
  • ¿buscas siempre aprender cosas nuevas?

Aporta valor:

  • ¿has conseguido buenas notas o algún reconocimiento en tus estudios? Destácalo.
  • ¿has estado en el extranjero estudiando? Destácalo.
  • ¿dominas algún idioma? Hoy en día son casi imprescindibles.
  • ¿participas en asociaciones benéficas, culturales o estudiantiles? Destácalo.
  • ¿qué otros cursos complementarios tienes? Muéstralos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *