Preguntas que debes evitar en una entrevista de trabajo

Presentar un currículum vítae pobre o un buen currículum marca la diferencia entre conseguir o no un empleo. Como bien sabes, y lo hemos contado en muchas ocasiones, el CV es la carta de presentación de un candidato a la empresa que ofrece una vacante, de ahí su importancia. Del mismo modo, es muy importante tener en cuenta las palabras que se utilizan al redactar el currículum ya que dicen mucho sobre la personalidad de uno mismo.

entrevista de trabajoAlgo parecido ocurre cuando estamos en la entrevista de trabajo. De la misma manera que intentamos cuidar nuestro Currículum Vitae, más si cabe debemos de cuidar nuestra imagen en la entrevista de trabajo, ya que la primera impresión es muy importante, aunque no es influyente a la hora de decantarse por un candidato. Las palabras, nuestra manera de expresarnos, en definitiva el lenguaje que empleemos será realmente crucial para la persona responsable que está realizando la entrevista de trabajo para tomar una decisión.

El principal objetivo que buscamos en una entrevista es dejar en el entrevistador una imagen excelente de nuestras habilidades, capacidades y motivación. Por tanto, cualquier pregunta que vaya contra este objetivo sería evitable. Y en este grupo sería conveniente evitar preguntas precipitadas sobre salario, horarios o vacaciones, pues, de esa manera, ponemos el foco en aspectos que el entrevistador puede juzgar como falta de compromiso y motivación. Lo principal como ya hemos dicho en alguna ocasión es no mentir, no decimos que no tengas que adornarte, pero nunca mentir. Ten en cuenta que hoy día con internet es muy fácil que te pillen en una mentira. Seguramente el entrevistador habrá hecho su trabajo y sabrá de ti casi todo. Habrá mirado todo lo que tienes publicados en las redes sociales, en tu blog, si alguna vez has puesto una demanda de empleo en un portal de anuncios, si has contestado a alguna oferta de empleo anterior, etc.

En muchas ocasiones, por querer destacar por encima del resto o por ser atrevidos para causar impresión de iniciativa, cometemos errores que minan nuestra entrevista de trabajo y es cuando estropeamos todo el esfuerzo realizado hasta ese momento. Seguro que formular preguntas sobre las funciones del puesto, la cultura de la empresa, el recorrido futuro en el puesto u otras que impliquen motivación y deseo de crecer, hacen que el entrevistador se decante por ti o por lo menos te tenga entre los candidatos para el puesto. Es esencial causar una buena impresión y con este tipo de preguntas seguro que lo consigues.

Para las preguntas sobre salario, vacaciones, y demás ya tendrás tiempo de realizarlas ya que nadie va a firmar un contrato sin saber  su sueldo o vacaciones y en muchos casos no será hasta la tercera o cuarta entrevista o en todo caso cuando pases a la última entrevista donde seguro que te informarán de todo lo que necesitas saber al respecto.

Por eso mismo todo el puntaje que podamos sacar en una entrevista de trabajo puede irse a la basura si hacemos una pregunta que NO deberíamos hacer. Es mejor conocerlas para evitar cometer el error.

vamos a hablar sobre lo contrario; las preguntas que no debemos realizar al entrevistador bajo ningún concepto, a menos que queramos que otro candidato se lleve la vacante.

No preguntar sobre sueldo, vacaciones y beneficios extras

Hay varias cuestiones relacionadas con la propia vacante de trabajo que deberías evitar comentar, como por ejemplo, el salario que se percibirá. Preguntar en la entrevista cuánto vamos a cobrar no se recomienda por dos razones: primero, porque seguramente ya puedes hacerte una idea del salario base (mirando convenios, opiniones de otros profesionales del sector, etc.), y segundo, porque corres el riesgo de demostrar que sólo te importa el dinero y no otros temas. De todas formas, lo más normal es que antes de firmar el contrato definitivo se nos proporcione esta información.

Otro error común es preguntar en la primera entrevista acerca de la política de vacaciones de la empresa, ya que nadie quiere a un trabajador que en el primer día ya piensa en tomarse días libres. Tampoco preguntes sobre posibles beneficios extras. Igualmente, está prohibido cuestionar aspectos como si se harán horas extras o no, o si se tiene previsto trabajar algunos fines de semana.

Nunca preguntes a qué se dedica la empresa

¿Vas a “venderte” como un trabajador a una empresa de la cual ni siquiera sabes a qué se dedica?. Entonces es mejor quedarte en casa. Antes de acudir a la entrevista, es obligatorio informarse sobre las actividades que desarrolla la compañía, aunque una cuestión que sí se puede abordar es qué aspectos más técnicos comprende un sector específico, o si han pensado en comercializar su producto a otras naciones, por ejemplo.

No preguntes cuándo sabrás si te contratan

Al finalizar la entrevista, de forma común se nos informa que ya nos llamarán para otro proceso, o bien contactarán con nosotros en caso de ser finalmente seleccionados. Algunos candidatos quieren saber, erróneamente, cuándo tomará esa decisión el entrevistador (el típico “¿Cuándo lo sabré?”). Esto es un error claro, dado que induce a pensar que tenemos prisa para conseguir el puesto. Una alternativa a esto sería preguntar algo como “¿Suele haber otra ronda de entrevistas antes de la selección final?”.

Más preguntas que no debes hacer en la entrevista

Interrogar al entrevistador acerca del tiempo que se espera para ser promocionado, querer saber si le ha gustado nuestro currículum, y en general, preguntar cualquier otra cuestión que pueda ser resuelta simplemente mirando por Internet o que pueda comprometer a la empresa, son otros asuntos que deberías evitar comentar en cualquier entrevista de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *