Los ingenieros informáticos sí trabajan

Al menos, una gran parte de ellos. Así lo recoge un estudio de la Escuela Informática Tomàs Cerdà que señala que el 84% de sus estudiantes del Grado de Informática y Servicios encuentra trabajo antes de terminar sus estudios. Los jóvenes aprovechan las ofertas de empleo en prácticas para dar sus primeros pasos en el mercado laboral y la mayor parte de empresas acaban contratando a los becarios.

Este es un proceso seguido por una gran cantidad de universitarios que ven como hoy en día, una beca es la mejor, y a veces única, manera de terminar encontrando un empleo. No cabe duda de que los cambios sociales y el enorme avance de las nuevas tecnologías favorecen el sector de la ingeniería informática.

Las empresas precisan personal especializado y acude a jóvenes universitarios para incorporar trabajadores. Según las estadísticas de Eurostat la tasa de paro de los ingenieros se sitúa en poco más del 7,5%, muy inferior a la de muchos otros colectivos.

La ingeniería informática se convierte así en una de esas ‘carreras con salida’ que tanto atraen a los jóvenes. Conscientes del panorama desolador del mercado laboral español, la vocación está pasando a un segundo plano imponiéndose el pragmatismo en la elección de los estudios. Nadie quiere estudiar una carrera cuyo desenlace sea acabar tras la barra de un bar.

Por otro lado, la situación del mercado laboral está llevando a que los demandantes de empleo busquen trabajo por debajo de su formación. Más de un 80% de los candidatos aspiran a trabajos por debajo de su nivel de estudios, según diferentes estadísticas. A ello hay que añadir la competencia creciente para la mayor parte de puestos de trabajo.

Todo ello es consecuencia inevitable de un mercado laboral cada vez más complejo y con menos posibilidades. El paro ha afectado a millones de personas y muchas de ellas se encuentran con la imposibilidad de acceder a un trabajo acorde con sus estudios. No queda otra que rebajar las expectativas mientras se continúa con una formación a la que se pueda sacar partido en un futuro a medio plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *