10 preguntas que debes hacer en una entrevista de trabajo

10 preguntas que debes hacer en una entrevista de trabajo

Cuando consigues una entrevista de trabajo nadie te asegura que con esa única entrevista vayas a conseguir al puesto por el que compites. Pero si es tu responsabilidad preparar a conciencia la entrevista y mostrar interés por la empresa y el puesto. Tú entusiasmo y proactividad pueden ser la llave para pasar a una segunda fase del proceso de selección y además saber si el trabajo y la empresa merecen la pena. Hacer preguntas, siempre que sean planteadas en el momento oportuno, es necesario por parte del entrevistado.

10 preguntas que debes hacer en una entrevista de trabajo

1. ¿Qué actividad desarrolla la empresa?

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la persona que busca empleo tiene que conocer la empresa a la que postula de cara a poder preparar mejor la entrevistra de trabajo. Pero además de esto, está bien que te preocupes por aquello en lo que andan trabajando y los objetivos de la empresa. Ten en cuenta que en una entrevista de trabajo, entrevistador y candidato tienen interés por el puesto de trabajo, los dos quieren que se encaje en el puesto.

2. ¿Qué responsabilidades voy a tener?

Esta pregunta puede depender de si es tu primer empleo o por el contrario ya cuentas con más experiencia. Pero ya sea una cosa u otra, debes saber cuales van a ser tus tareas para así poder cómo moverte para desempeñarlo de la mejor manera posible.

3. ¿Con quién voy a trabajar?

Conocer quienes serán tus compañeros de trabajo y con los que vas a trabajar día a día, hacerte una idea de como está el ambiente o si existe algún conflicto en referencia al puesto trabajo es vital si el puesto por el que estás interesado implica gestionar personas.

4. ¿Cómo está organizada la empresa?

Hay empresas que son muy verticales, y luego hay otras que tienen una estrucura más plana. Por lo general muchas empresas publican el organigrama en su web, pero en caso de no ser así, pregúntalo.

5. ¿Por qué está libre este puesto?

Esta pregunta es muy importante dependiendo del puesto al que se pretende acceder. Te ayudará a hacerte una idea de como podría estar el ambiente de trabajo.

6. ¿Cómo es el plan de carrera?

Aquí depende también de tu perfil, si es tu primer trabajo o eres junior muestra no reprimas tu entusiasmo. Si por el contrario eres alguien con más experiencia, deja claro que esa responsabilidad no te quita de seguir teniendo nuevas metas.

7. ¿Cómo se desarrolla la jornada laboral?

El horario parece que es un tema tabú en las entrevistas de trabajo, plantear esta pregunta de esta forma seguramente te ayudará a conocer como es el horario de la empresa y si existen flexibilidades. Debes tener en cuenta que tu empleo deber ser compatible con tu vida persona y es algo que hay que dejar claro, de lo contrario, más adelante, se podrían venir abajo las expectativas que tanto entrevistado como entrevistado tenían en un principio.

8. ¿Cómo se va a establecer mi sueldo?

Esta es una pregunta que hay que pensarse muy bien en una entrevista de trabajo. Si eres alguien que busca su primer empleo o tiene un perfil junior, lo mejor es no plantearla. Para el resto de casos te puede permitir saber si tu retribución cuenta con una variable en función de objetivos, o también para conocer los beneficios sociales que ofrece esa empresa. Sea como sea, escocge bien el momento de hacer esa pregunta.

9. ¿Dónde voy a trabajar?

Esta pregunta puede ser de especial interes cuando se trate de aceptar el puesto de trabajo o no. Intenta guiar la conversación para que este tema surja de forma natural. Las empresas que tiene un buen horario y unas instalaciones cuidadas lo harán saber. Intenta esperar a que salga este tema antes de preguntar dónde están las oficinas si es que la entrevista no se desarrolla en ellas.

10. ¿Cuál es el mayor aliciente de esta empresa?

Hazte valer como candidato frente al empleador que tienes delante, si tienes que decidir entre dos ofertas de trabajo no está demás saber que dice esa empresa que la diferencie de las demás.

¿Qué debes evitar en una entrevista online?

¿Qué debes evitar en una entrevista online?

¿Qué debes evitar en una entrevista online?

La entrevista online es una metodología que aún no está muy implantada en nuestro país. Para ya se hacen muchas entrevistas para puestos de trabajo usando programas como Skype o los Hangout de Google. Ahorra tiempo tanto al entrevistador como al entrevistado pero hay varios factores que influyen en el desarrollo de esta modalidad de entrevista. Desde Careerealism enumeran 6 puntos clave y que debes evitar siempre.

1. No asegurarte que la aplicación funcionará correctamente.

Si nunca has usado Skype o Google Hangout es muy recomendable hacer pruebas con otra persona antes del momento de la entrevista, además podrás familiarizarte un poco con ella, por ejemplo usar la función del chat por si tienes que escribir algo durante la conversación. Tampoco está de más comprobar que la conexión a Internet funciona bien antes del momento de la llamada.

2. No tener un fondo adecuado

El fondo que el entrevistador tendrá siempre a la vista será el del lugar que escojas para la conversación. Intenta que sea algo neutro, por ejemplo, una pared blanca para evitar distracciones o ruidos. Evita hacer la entrevista en lugares como cafeterías u otros sitios donde consideres que puede haber ruidos que entorpezcan la conversación.

3. Ir vestido de cualquier forma

Si realizas una entrevista online desde tu casa, puede que pienses que puedes estar vestido de la manera que te parezca en ese momento. Para nada esto es así. Para una entrevista online debes vestirte igual que si la fueras a tener de manera presencial; como ya hemos dicho en esta web, la impresión que damos físicamente determina en gran medida el éxito de una entrevista de trabajo.

4. No tener expresión corporal

Que estés sentando delante de una webcam donde solo se te vea de cintura hacia arriba no implicar que tengas que permanecer inmóvil ante esta. Gesticula y mueve las manos como si estuvieras sentado frente a la persona que te entrevista.

5. Comer o beber durante la entrevista

Puede parecer una cosa muy obvia, pero al igual que con la forma de vestir, debemos evitar evitar pensar que estamos en casa. No comas ni bebas durante el desarrollo de la entrevista, a no ser que sea agua. Cuida también que no haya ni comida ni bebida a la vista del entrevistador durante la entrevista, la imagen que se da es muy mala.

6. Permanecer serio

Este punto es igual que si de una entrevista presencial se tratara. Debemos tener actitud responsable, seria, pero esto no incluye que no podamos mostrarnos con naturalidad o sonreír. Como si estuvieras frente a tu entrevistador en la misma habitación, muéstrate como esa persona entusiasta que es la adecuada para el puesto de trabajo. Al concluir, da las gracias y saluda a la otra persona tal y como lo harías si estuvieras físicamente frente a ella.

10 cualidades que las empresas buscan en una entrevista de trabajo

10 cualidades que las empresas buscan en una entrevista de trabajo

10 cualidades que las empresas buscan en una entrevista de trabajo

Las empresas se han de volver más competitivas en un mercado cambiante, por eso deben contar con profesionales que poseen ciertas cualidades que los hacen buenos en sus diferentes puestos, pero hay muchas de estas cualidades que han de estar en común en todos los empleados de la empresa. Si hay una persona que lleva mucho tiempo en la empresa, o todo lo hace bien, seguramente cumplirá todos o casi todos los puntos que te describimos a continuación.

  1. Ser una persona que está segura de sí misma, pero sin llegar a ser arrogante.
  2. Son personas flexibles con el horario y su lugar de trabajo.
  3. Habla de los logros conseguidos en plural, teniendo en cuenta al equipo.
  4. No pone excusas ante los errores. Los admite y sigue adelante.
  5. No le temen a afrontar nuevas experiencias.
  6. Son personas que ante una situación desconocida se siguen sintiendo tranquilas y concentradas.
  7. Esa persona quiere y busca el equilibro entre el trabajo y su vida personal.
  8. Son personas con ambición, pero sabiendo que para crecer es necesario el esfuerzo en el trabajo.
  9. Si su superior no se encuentra por el motivo que sea, son capaces de coordinar ellas mismas al resto del equipo.
  10. Se mueven rápido ante los problemas.

Todas estas cualidades se pueden ir perdiendo con el tiempo si no se ven recompensadas adecuadamente tal y como se fijó el día que ese trabajador firmo el contrato en su empresa. Hoy en día las empresas exigen mucho a la hora de firmar un contrato pero luego suele pasar que son éstas, las empresas, las que luego no están a la altura de los trabajadores haciendo que éstos cambien completamente su forma de ser en el trabajo. La culpa de estos cambios no es del reclutador/a que no hiciera bien su trabajo, sino que de las empresas como hemos dicho, que no saben cuidar después de sus empleados.

¿Hacia dónde van las entrevista de trabajo?

¿Hacia dónde van las entrevista de trabajo?

¿Hacia dónde van las entrevista de trabajo?

Con un mercado laboral que ha cambiado no es de extrañar que la entrevista de trabajo, ese paso previo para conseguir un trabajo, haya cambiado porque las expectativas de las empresas a la hora de contratar cambian también. Por tanto, en los procesos de selección, son cada vez más expertos en recursos humanos los que recomienda que los futuros candidatos deberían saber unos cuantos puntos cuando se encuentren en búsqueda activa de empleo:

Las entrevistas curriculares está superadas. Con esto se quiere decir que cada vez serán menos las entrevistas donde el entrevistador te pregunte por todo aquello que tienes indicado en tu currículum vitae: formación, practicas, etc. Cada vez más será más común que una empresa evalúe a un candidato en base a determinadas competencias. Pongamos un ejemplo: Si te presentas para el puesto de responsable de una tienda de ropa, el entrevistador podría pedirte que recuerdes y describas un problema con un cliente. Y además, cómo resolviste ese problema. De esta manera podrá evaluar si eres bueno para integrarte en un equipo, si tienes capacidades comerciales, etc.

¿Te imaginas que el entrevistador te pregunta que cómo le explicarías que es Facebook a tu abuela? Pues este tipo de preguntas permiten evaluar la capacidad de síntesis, la originalidad, la empatía o la imaginación que un candidato es capaz de proporcionar. En determinados puestos muy orientados al cliente por ejemplo estas capacidades pueden suponer la diferencia antes que un currículum más o menos completo. Pero no solo eso, en puestos de gestión o dirección, donde la capacidad resolutiva es fundamental, que un candidato encaje o no en el puesto puede ser determinado a través de preguntas como la que hemos escrito.

Ahora imagínate la siguiente situación: llevas 10 minutos de entrevista y al entrevistador le suena su teléfono, a los dos minutos, cuando prosigue la entrevista, una persona interrumpe la conversación porque le pide al entrevistador que firme unos documentos. Y no solo eso, sino que durante 5 minutos te dejan solo en una habitación porque, irremediablement,e la persona que te entrevistaba ha tenido que salir a recibir a alguien que no podría esperar. Esto crearía un ambiente ciertamente tenso donde el entrevistado comenzaría a sentirse nervioso porque la situación se ve forzada por las circunstancias. Pues todo eso puede ser simulado. Sí, hay empresas que intentan poner al entrevistado nervioso para ver cómo respondería ante diferentes situaciones, lo que buscan las empresas con estas pruebas es encontrar un candidato que sea capaz de seguir captando la atención del entrevistador y que se mantenga concentrado a pesar de las interrupciones.

 

 

9 consejos sobre lenguaje corporal para aplicar en tu próxima entrevista de trabajo

9 consejos sobre lenguaje corporal para aplicar en tu próxima entrevista de trabajo

Las entrevistas de trabajo son un momento en el que, por lo general, las personas que se enfrentan a ella lo pasan peor. Queremos parecer seguros pero sin pasarnos, queremos hacer ver que somos el candidato ideal para el puesto pero sin parecer pedantes. Para intentar encontrar un equilibro podemos, es más, debemos ayudarnos del lenguaje no verbal que transmitimos con nuestro cuerpo.

9 consejos sobre lenguaje corporal para aplicar en tu próxima entrevista de trabajo

1) Siéntate pegado al respaldo de la silla.

Parece obvio, pero estar sentado firme y con la espalda pegada al respaldo transmite una imagen de seguridad y confianza.

2) No mires directamente a los ojos del entrevistador.

Una forma de parecer que estás prestando atención pero sin forzar la situación es mirar a diferentes partes del entrevistado cada 2 o 3 segundos. Mirale a los ojos, a la nariz, los labios…pero evita ese contacto directo a los ojos.

3) Usa los gestos de las manos mientras hablas.

Si eres de los que no pueden controlar las manos cuando estás nervioso, cálmate y úsalas. El querer dejar las manos quietas, como escondiéndolas, da muestras claras de que estás sintiendo nerviosismo o ansiedad. Así que no te preocupes tanto y ayúdate a expresarte con ellas.

4) Enseña las palmas de las manos.

En relación con el punto anterior, cuando hablas con las mostrando de las manos hacia arriba, el cerebro humano interpreta este gesto como señal del honestidad y compromiso. Si hay algo por lo que debes usar las manos cuando estás hablando es para poder mostrar las palmas de las manos. Y no solo eso, este gesto, junto con una sonrisa y una postura recta como hemos mencionado en el punto 1 te hace ver como una persona positiva y energética.

5) Siéntate con los dos pies en el suelo.

Esto implica no cruzar las piernas ni tampoco los tobillos, pero no es solo por mera formalidad ya que existe una razón científica detrás de ello: tener los dos pies pegados al suelo nos ayuda a ser creativos pero también también a más racionales cuando nos hagan una pregunta que entrañe cierta dificultad.

6) Vigila como llegas caminando a la entrevista.

Posiblemente te encuentres alguna vez en una entrevista donde además de esperarte, el entrevistador observe como llegas a lugar de la entrevista. Esos 10 o 15 segundos le dará un primer juicio a la persona que te entrevistará. Así que camina erguido/a, seguro, y dirígete hacían donde este el entrevistador/ar manteniendo un contacto visual con la persona, en caso de que sepas cuál es.

7) Respira profundamente y habla exhalando el aire.

Otra forma de llevar bien una entrevista de trabajo es controlando la respiración. Aprovecha para tomar aire mientras habla el entrevistador, y cuando te toque a ti, empieza a hablar cuando esté soltando el aire.

8) Asiente con la cabeza mientras escuchas.

Ademas de lo comentado en el punto número 2, asentir con la cabeza de vez en cuando mientras escuchas es una muestra más de atención y de que entiendes lo que se está tratando en ese momento.

9) Inclínate.

Y es que inclinarse un poco hacia delante es una forma natural de mostrar interés y compromiso en una conversación. Pero ten siempre en mente que tu postura es una parte integral de tu conversación no verbal.

 

Mi primera entrevista de trabajo

Imagen: bpsusf en Flickr (CC)

Otra de las fases importantes para las personas que acceden por primera vez al mercado laboral consiste en realizar una entrevista de trabajo. La mayoría de las personas tienden a sentirse nerviosas y a tener dificultad para comunicar todo lo que quieren durante la entrevista de una manera ordenada. La semana pasada hablamos de las opciones que tenemos cuando terminamos nuestra formación y en este post nos disponemos a  abordar los puntos más interesantes a la hora de enfrentarnos a nuestra primera entrevista de trabajo.

Podemos diferenciar entre tres etapas que rodean el día de tu entrevista, y que son: antes, durante y después de la entrevista. En cada una de ellas hay que prepararse y analizar pues de todas las entrevistas se aprende. Y es que, hoy por hoy, lo normal es que afrontemos varias entrevistas de trabajo a lo largo de nuestra vida laboral.

Antes de la entrevista de trabajo

Toda entrevista requiere una cierta preparación. Pero quizás, antes que nada, deberíamos empezar por la imagen. Ya que han llamado para esa entrevista para la cual enviaste tu currículum, es fundamental crear una buena impresión. Ni que decir tiene que hay que acudir a una entrevista bien aseado, peinado, etc. Si que es cierto que a la hora de elegir la vestimenta no hay que ser tan estricto, todo depende de la empresa a la que acudas a hacer la entrevista. ¿Pero qué tal si te informas de como van los empleados de la empresa? Date una vuelta por las oficinas o investiga en la página web. La impresión primera que se lleve el entrevistador sobre ti, antes incluso de mediar palabra, decide en gran medida si te contratarán o no.

Atento también mientras entras o espera para tu entrevista, cada vez es más común que el entrevistador se presente como alguien que te hace una pregunta sin tener nada que ver con entrevista, solo por el hecho de ver tu reacción y comportamiento. Es decir, desde que entras por la puerta del edificio de la empresa estás en la entrevista. Otro punto importante es ser puntual, incluso intenta llegar con cinco o diez minutos de antelación pero no más. Si llegas demasiado pronto la impresión que se da tampoco es buena.

Antes de que llegue el día de la entrevista, tómate tu tiempo e infórmate sobre la empresa. Lo más normal es que surjan preguntas por parte del entrevistador acerca de por qué has escogido su empresa y no otra. O simplemente te pregunten a qué se dedican o que sabes de ella o su estructura. No es lo mismo dar una escueta respuesta improvisada que mostrar ese interés y frescura que debemos dar en nuestra primera entrevista de trabajo.

Es muy importante crear un currículum bien escrito y conocerlo perfectamente. Parece algo trivial pero hay muchas personas que no se saben de memoria su currículum, y si el entrevistador te ve dudando puede llegar a pensar que has mentido de alguna manera mientras lo hacías. O que ni siquiera lo has hecho tú. Y por supuesto, relájate. Nada de café u otras cosa otra cosa que pueda excitarte, eso solo ayudará a aumentar tu nerviosismo. Vas a una entrevista de trabajo y quieres ese puesto, tu actitud ha de ser positiva y con ganas de comerse el mundo.

Durante la entrevista de trabajo

Esta es la fase en la que por fin te encuentras cara a cara con la persona que te va a entrevistar. Dado que es nuestra primera entrevista importante, hemos de cuidad nuestra actitud.

  • Sé amable y educado, saluda al entrar y da un apretón firme de manos.
  • Es de buena educación esperar de pie hasta que te inviten a sentarte.
  • Trata de tener siempre contacto visual con el entrevistador porque es un gesto de seguridad en uno mismo. Y sonríe, que estás en una entrevista.
  • Usa un vocabulario adecuado y evita usar muletillas.
  • Cuando te sientes, adopta una postura formal y cómoda.
  • Agradece la reunión que vais a tener y muéstrate natural.

Durante nuestra entrevista, se sucederán muchas preguntas a las que tendremos que responder relacionadas con el puesto. Pero dado que es nuestro primer trabajo seguramente no tendremos mucha experiencia, ante esto los entrevistadores buscan la humildad del candidato, el interés que tienen en trabajar en la empresa o la cercanía en el trato. En todo momento permanece tranquilo, evita las repuestas tipo: “Sí”, “No”, “No sé”. Argumenta tus respuestas y extiéndete si el momento lo requiere.

Durante tu etapa en los estudios quizás hayas conseguido algún logro como buenas notas, desarrollado algún proyecto mientras estudiabas o participado en algún colectivo; es bueno destacarlo. Recordemos de nuevo que es fundamental conocerse bien el currículum. No mientas con tu formación, ni con la experiencia, parece algo obvio pero pasa a menudo. Si conoces algún idioma y así lo especificas en tu currículum, puede que el entrevistador llegado un momento empiece a hablar en el idioma que has indicado, suelen darse sorpresas.

Trata de destacar experiencias en el extranjero, por ejemplo si has estado de Erasmus, ¿qué te ha aportado? ¿qué estuviste haciendo durante tu estancia fuera? Si tienes experiencias de otros trabajos, por ejemplo prácticas, habla también si te lo piden. Incluso aunque no tengan nada que ver con el puesto al que aspiras, es importante para el entrevistador formarse una idea de ti. Deja clara tu motivación en la empresa y el puesto para el que estás siendo entrevistado.

Cuidado con las preguntas trampa, son las estrategias que tienen las empresas para descartar candidatos, ya que normalmente reciben a muchas personas que quieren entrar en la empresa. Es la tarea del entrevistador saber si la persona que tiene enfrente es la adecuada o no. Aquí tienes un enlace con las 1o preguntas trampa más comunes.

¿Debo preguntar por el horario y salario? Lo recomendable es que no. Se debe esperar a que sea el entrevistador el que lo haga. En caso de que esto no sea así, puede que sea que el entrevistado quiere que lo hagamos nosotros. Si vas a preguntar, hazlo de una manera sutil, argumenta por qué es importante para ti saber tus condiciones laborales. Hazlo cuando notes que la otra persona está contenta con nuestra conversación. Y cuidado con la actitud de nuestro entrevistador, puede que esté perdiendo el interés y para eso hay varias formas de detectarlo: acorta los tiempos entre preguntas, mira su reloj o lee tu currículum mientras hablas. Ante esta situación trata de volver a captar su atención con algún hecho o experiencia que le pueda ser relevante.

Después de la entrevista de trabajo

Una vez finalizada la conversación, despídete de la misma forma que entraste a la entrevista. Agradece de nuevo la oportunidad. Si te han dicho que se podrán en contacto contigo, procura no tener planes en las siguientes horas por si acaso. En algunas entrevistas, después de la entrevista técnica se pasa a otra fase como puede ser un test psicotécnico u de otro tipo. Si es tu caso, afróntalo con la misma actitud que la entrevista y nunca lo evites.

Cuando hayas salido del edificio, anota en una libreta los puntos que hayan sido relevantes:

  • ¿Qué preguntas te parecieron más difíciles?
  • ¿Cual fueron tus puntos más debiles? ¿cuales los más fuertes?
  • ¿Debo cambiar algo en mi currículum?
  • ¿He conseguido captar en todo momento la atención del entrevistador?

Siempre se debe mejorar y aprender a estar preparado por si hay una segunda entrevista en esa empresa, o bien es experiencia para tu próxima entrevista de trabajo. ¡Mucha suerte!

10 errores comunes en una entrevista de trabajo

Cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo, lo que debemos tener en cuenta primeramente es que la empresa busca un perfil determinado. Quizás no el mejor pero sí el más adecuado.

Por ello, tú objetivo debería ser convencer al entrevistador de que eres el candidato idóneo para esa posición. Es fundamentala resaltar tus cualidades y sobre todo tener confianza en ti mismo. En una entrevista de trabajo siempre tienes poco que perder y mucho que ganar pues puede significar tu siguiente empleo.

Los 10 errores más comunes que se suelen cometer en una entrevista de trabajo

  1. No saber venderse desde el principio. Y es que es muy importante convencer desde el primer minuto que eres el candidato ideal. Se trata de conocerte bien a ti mismo, conocer tus fortalezas y dejarlas claras a la otra persona. Esta es la respuesta a esas preguntas del tipo “¿Cómo te definirías a ti mismo?” que te pueden dejar en blanco en una entrevista.
  2. No conocer nada de la empresa que te hace la entrevista. Qué menos que cuando te llaman de una empresa, informarte acerca de esta. Si un entrevistador te pregunta y no sabes qué responder, la imagen que queda es mala porque denota poco interés por los que podrían ofrecerte un empleo.
  3. Responder inadecuadamente a preguntas comunes. Algunas cuestiones se suelen repetir en las entrevistas, así que muchas ocasiones ya sabes a qué tipo de preguntas te vas a enfrentar. Lo ideal aquí es prepararse bien para no responder lo mismo durante el transcurso de tu entrevista.
  4. Ser poco natural. Este es uno de los puntos que que nos jugarán peores malas pasadas. Cuando enfrentes una entrevista de trabajo, relájate. Tener un puño cerrado, mover la pierna constantemente o tener una postura rara son puntos de los que rápidamente se percata un entrevistador.
  5. Hablar mucho de lo que quieres y poco de lo que puedes ofrecer. En las primeras entrevistas evita hablar mucho de lo que quieres. Céntrate en comunicar bien lo que tú puedes darle a la empresa y no tanto en las condiciones que te van a ofrecer.
  6. Dar respuestas demasiado largas y poco fundamentadas, o por el contrario que sean demasiado cortas. Se debe ser concreto y directo, pero recuerda que debes parecer el candidato ideal y destacar lo mejor de ti, argumenta siempre que sea posible tus respuestas.
  7. No sonreír y no mantener contacto visual. Y es que hay personas que piensan que deben aparentar una imagen seria y formal. Una sonrisa en la cara y mantener la mirada en los ojos del entrevistador siempre denota confianza y un carácter afable.
  8. No destacar las habilidades que busca un entrevistador. Estate atento e identifica qué es lo que busca esa persona en tu perfil, si lo consigues te será posible incluso modificar tu estrategia en la entrevista y conseguir mejores resultados.
  9. Enfadarse o darse por vencido a mitad de una entrevista. En ciertas ocasiones el entrevistador podría llevar la entrevista a una situación incómoda para comprobar cómo se desenvuelve el candidato en según qué circunstancias. Manten la calma y nunca pierdas el control.
  10. Dejar que la entrevista acabe mal o de una forma poco correcta. Nunca descuides el final de una entrevista, se recomienda preparar las frases que quieres destacar para el cierre de una entrevista. Podrían ser por ejemplo las que recuerden por qué quieres ese trabajo o por qué eres la persona más óptima para el puesto. Mostrar agradecimiento por la oportunidad de la entrevista, estrechar la mano al entrevistador/a y desearle un buen día también son más puntos a tener en cuenta.

¿No consigues una entrevista de trabajo y no sabes por qué?

La entrevista de trabajo es el paso que nos encontramos antes de entrar a trabajar a una empresa. Significa que antes, en nuestra búsqueda de empleo, hemos tenido que ponernos en contacto con la empresa, haber preparado nuestro currículum vitae y haber sido seleccionados. ¿Pero y si no te llega ese momento, quieres saber porque? Aquí te dejamos una infografía con 5 puntos por los que no podrías estar consiguiendo tu entrevista de trabajo.

Cómo superar con éxito una entrevista de trabajo online

La revolución que ha supuesto el universo 2.0 y la llegada de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación ha afectado también a la manera de realizar las entrevistas de trabajo y los procesos de selección de personal.

La entrevista online a través de videollamada o videoconferencia es un recurso que cada vez utilizan más las empresas para conocer y valorar a sus candidatos situados en cualquier parte del mundo. Aunque es en Estados Unidos es donde más se están realizando, poco a poco la tendencia se está extendiendo a otros países, incluida España.

Entre otras ventajas, la entrevista de trabajo online, supone un ahorro de costes tanto para la empresa como para los entrevistados, puesto que sólo se necesita una conexión a Internet, una webcam y el programa Skype, una de las plataformas más populares para realizar videollamadas. Las empresas multinacionales son las que más utilizan este sistema, ya que permite acercar con un solo clic a personas que se encuentran en países diferentes.

Aunque no se trate de una entrevista cara a cara, hay que pensar que sí lo es y que te van a entrevistar físicamente. Infórmate sobre la empresa, el puesto al que aspiras, prepara tu información personal y tu trayectoria laboral. Lo primero que tienes que hacer es comprobar que la conexión a Internet no se corta y que tanto la webcam como el micrófono del ordenador, o el que vayas a utilizar, funcionan correctamente.

Una vez hechas las comprobaciones técnicas previas, te damos una serie de recomendaciones para que superes con éxito la entrevista online:

  1. Revisa tu perfil de Skype, tanto el nombre de usuario como la fotografía. Utiliza un nombre de usuario serio y una fotografía formal. “Superchica”, “osoamoroso”, “gordito” y similares, con connotaciones humorísticas, no son nada profesionales. También es muy importante que conozcas el programa que vas a manejar para no dejar nada a la improvisación.
  2. Tu vestuario debe ser el apropiado. Aunque estés en casa no debes dar una imagen de descuidado porque la primera impresión que causes será fundamental.
  3. Cuida los detalles a tu alrededor. La habitación debe estar ordenada y limpia, con una buena iluminación para que se te vea correctamente. Tu entrevistador se fijará en estos detalles.
  4. Cierra puertas y ventanas para que haya silencio y nadie te interrumpa. Desconecta el teléfono móvil.
  5. Siéntate correctamente, con la espalada recta y con una posición corporal relajada pero sin mostrar desinterés o nerviosismo.
  6. Mira a la webcam y no a la pantalla del ordenador, para que el entrevistador perciba que te diriges a él. Tu tono de voz debe ser claro para que te escuche sin problemas. Utiliza un vocabulario serio y correcto, evitando expresiones vulgares y coloquiales.

Por último, sólo nos queda recordarte que seas tú mismo, que seas sincero, y sobre todo, que tengas mucha suerte en este proceso.