Categorías
Encontrar trabajo Ofertas de empleo

Trabajar mientras juegas

El progreso de la industria de los videojuegos es imparable. Al margen de las tradicionales videoconsolas domésticas un nuevo ámbito ha irrumpido con fuerza ampliando aun más las vías de negocio de las empresas del sector. Se trata de los juegos diseñados para los smartphones y tabletas, dispositivos cuya demanda es creciente. Android y iPhone ofrecen a sus usuarios juegos, muchos de ellos gratuitos, y los diseñadores no dan abasto.

Pero las empresas del sector no solo precisan programadores y diseñadores. Una nueva figura ha surgido dentro de la industria: el game tester. Un experto en videojuegos encargado de probar los mismos antes de de que aparezcan en el mercado con el objetivo de detectar fallos y ofrecer consejos para mejorar el producto final.

En una primera fase, los game tester reciben el juego en bruto y debe dedicar muchas horas de juego (y trabajo) a localizar cualquier error en la programación. Una vez terminado, deben pasar un informe a los diseñadores para que estos se pongan manos a la obra. Más adelante, vuelven a recibir el juego, ya en una versión cercana la definitiva, para que le den un nuevo repaso. El tester debe también asesorar y ofrecer su opinión sobre las características del juego anticipándose a la recepción que pueda tener en el mercado.

Como vemos, no solo se trata de echar unas partidas a la consola. Un buen game tester debe tener un amplio conocimiento del sector, nociones de programación y estar constantemente en contacto con las novedades y los intereses de los consumidores.

El progreso la tecnología móvil ha supuesto un nuevo espaldarazo a la industria y también a todos los trabajadores del sector. Muchos de los juegos asociados a estos nuevos dispositivos son menos complejos pero también precisan un cierto control para que llegue adecuadamente a los consumidores.

La demanda de game tester sigue creciendo y ya surgen incluso cursos de formación específicos para mejorar las aptitudes de los aspirantes a ‘cazador de fallos’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *