Categorías
Mercado laboral

Los nuevos ajustes amenazan a las empresas

El paquete de medidas del Gobierno para atajar el déficit público también afectará a las empresas. En un contexto económico cada vez más dramático muchas pequeñas y medianas empresas sufrirán de manera colateral o directa los efectos de los recortes. La aprobación de medidas para aumentar la recaudación del impuesto de sociedades tendrá una importante repercusión tanto en las grandes empresas como en las pymes. Sin embargo, estas últimas, más débiles en muchos casos, sufrirán un duro golpe a su ya comprometida situación.

De esta forma, se endurecen los pagos fraccionados para adelantar al máximo la tributación. El objetivo por parte del Gobierno es tener liquidez lo antes posible, a cambio de poner más dificultades a las empresas a nivel fiscal lo que podría traer más despidos, reducciones de plantillas o cierres en las empresas en peores dificultades.

A estas medidas hay que añadir el cambio que se produce en las bonificaciones por contratación que habían aparecido en los últimos años con el fin de beneficiar a colectivos con dificultades de incorporación al mercado laboral, así como motivar la transformación de contratos temporales en contratos de trabajo indefinidos.

Así, desaparecen, por ejemplo, las subvenciones a empresas de menos de 50 trabajadores que contraten a una persona menor de 30 años o de más de 45 años que hayan estado, al menos un año en el paro. En este caso, además, estas bonificaciones dejan de existir también para las contrataciones actuales. Es decir, se aplica tanto a nuevos contratos como a aquellos que ya se estén beneficiando de las bonificaciones.
Este hecho puede perjudicar el balance de las empresas que no contaban con nuevos recortes a su maltrecha economía. Es de suponer, que las grandes compañías puedan hacer frente con mayor solvencia a los ajustes que las pymes.

El Gobierno ha señalado en los últimos meses que su prioridad era favorecer a los emprendedores y las pequeñas y medianas empresas que son las encargadas de dinamizar el mercado laboral. Todas estas medidas van en la dirección contraria. Es un hecho que este Gobierno se está encontrando con enormes dificultades para cuadrar el déficit y la solución que encuentra es reducir gastos y aumentar impuestos. Las consecuencias no pueden ser otras que agravar la crisis económica del país, al menos, a corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *