Networking y cómo dejar la timidez a un lado

15 ingredientes de para ayudarte a encontrar trabajoA muchos os sonará esta palabra “Networking” ya que está en boca de todos y prácticamente a todos los niveles profesionales, pero, ¿sabes qué quiere decir  y en qué consiste realmente? Hoy día los profesionales lo entienden y definen como la red de contactos que tienen en su entorno y el “hacer Networking” básicamente consiste en acudir a actividades y eventos con el fin de incrementar esa red de contactos profesionales, buscar nuevas oportunidades de negocio o nuevas vías profesionales de cara a encontrar un nuevo empleo.

En definitiva la base principal del Networking es construir relaciones con personas de tu entorno profesional que quieran hacer negocios contigo o con las que puedas hacerlo en un futuro de una forma u otra. Podemos decir que es una forma de venta personal en cierto modo. Tienes que darte a conocer, en qué eres profesional y las ventajas de la compañía en la que trabajas para que tus contactos te pidan mayor información y te ganes su confianza. Networking también se basa en generar notoriedad, darte a conocer, que seas una buena referencia para que tus contactos te recomienden a otras personas.

Es una herramienta que cada vez va ganando más peso en las empresas y sobretodo dando mayor valor a aquellos profesionales que cuentan con una buena red de contactos y saben moverse para generar mayor negocio para las empresas en las que trabajan. El Networking de una manera bien aplicada nos servirá para incrementar nuestro volumen de negocio gracias en parte al incremento de contactos que en los eventos conocemos. Pero para llegar a este punto es necesario realizar una estrategia comercial o bien tener plan de marketing con el fin de generar notoriedad hacia nuestra empresa.

El networking que se haga debe perseguir diferentes fines en función de lo que queramos conseguir, pero aún así hay unas funciones básicas para todos y son las siguientes:

  1. Conocer mejor, afianzar y fidelizar la relación con nuestros clientes actuales aprovechando un entorno mas distendido
  2. Dar a conocer nuestra empresa o idea de negocio a otras personas y/o empresas que puedan tener interés en realizar colaboraciones o sinergias, al mismo tiempo que detectamos nuevas oportunidades de negocio que pueden surgir.
  3. Darnos a conocer a nosotros personalmente con la idea principal del desarrollo profesional. Es un estupendo escaparate para dar a conocer nuestras competencias profesionales y lo buenos que podemos llegar a ser.
  4. Conocer a potenciales clientes, socios comerciales, o empresas que nos den nuevas oportunidades.
  5. Alcanzar a personas de alto nivel, de difícil acceso, y que gracias a este tipo de eventos es muy probable que coincidamos con personas con un cierto nivel empresarial que nos pueden abrir muchas puertas profesionales.

Pero ahora bien, todo esto está muy bien en la práctica, pero muchas veces por timidez o por no salir de nuestra zona de confort dejamos a un lado todas estas oportunidades que nos brindan este tipo de eventos.

Lo primero que hay que hacer en este tipo de eventos es “romper el hielo”, una frase hecha que hemos oído tantas y tantas veces y que se convierte  en muchas ocasiones en un rompecabezas del que se desconoce la fórmula más acertada para resolverlo, es decir, para empezar a relacionarte sin estar atenazado y vencer esa timidez sobrevenida. Para intentar superar esta timidez os dejamos con algunas claves:

  • La confianza en uno mismo para ir hacia adelante.

Al igual que muchos de los están en la sala, tú no eres el único que tiene nervios o cierta timidez, ya que no eres la primera personas que va a un evento de este tipo. Confía en ti mismo y en tu valía profesional, piensa en todos los logros que has tenido a lo largo de tu carrera profesional y saca lo mejor de ti y en momentos de duda, recuérdalo.

  • Hay que eliminar los pensamientos negativos, aunque sea difícil para nosotros.

El temor a que te juzguen o minusvaloren tiene un alto protagonismo en este tipo de encuentros, pero piensa que, el resto de asistentes se encuentran allí por el mismo motivo que tú, es decir, el poder mejorar su cartera de contactos profesionales o llevar a buen puerto una gestión de trabajo. En este tipo de eventos el ambiente de cooperación es puramente profesional donde todos tienen la intención de sumar, igual que tú.

  • Antes de que llegue el día del networking  debes de tener preparada una presentación previa.

Los días antes de que llegue el día del evento debes de preparar una pequeña presentación con las ideas principales de tu proyecto empresarial o bien de tu perfil profesional, además de los temas que quieras abordar, y llévalo anotado, ya que será una excelente guía para poder seguir adelante cuando creas haberte quedado sin temas con los que intervenir.

  • Pierde el miedo a ser espontáneo.

En muchas ocasiones la espontaneidad y la naturalidad es la mejor carta de presentación, no intentes vender algo que no eres, siempre es mejor ser uno mismo, ya que seguro que te cuesta menos que si quieres ser otra persona, pero tampoco hay que perder la cordialidad ni los modales, por supuesto.

  • Las tarjetas de visita

Es fundamental en este tipo de actos llevar siempre contigo tarjetas de visita, ya que conocerás a muchas personas en un espacio de tiempo corto y en la mayoría de las ocasiones, te olvidas de los contactos por ello es fundamental tener una tarjeta de visita donde vengan tus datos de contacto. También es importante que tenga un diseño original y acorde a tu profesión, seguro que te dará puntos para que contacten contigo.

Para terminar es muy aconsejable que una vez que estés en casa y con la mente despejada, tomes notas de los aspectos mejorables para futuros encuentros; al fin y al cabo, estas situaciones constituyen un gran banco de pruebas y suman a tu ‘background’ profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *