Los trabajadores más felices

En España casi el 80% de los trabajadores asegura ser feliz con su profesión. y es que tal como está la situación, cada vez son menos los trabajadores que valoran el concepto ‘felicidad laboral’. Se podría decir que el hecho de tener un trabajo es ya motivo suficiente para estar feliz. No obstante, encontrarse cómodo y realizado en el puesto de trabajo, es un objetivo que nunca desaparece del todo.

Por profesiones, los veterinarios y los médicos especialistas son los trabajadores con ‘mayor fortuna’. Les siguen los arquitectos, periodistas y peluqueros. En los dos primeros casos, se trata de sectores muy afectados por la crisis y que suelen tener un gran componente vocacional. De esta forma, trabajar en lo que gusta es el primer paso para sentirse cómodo y satisfecho.

En el lado opuesto se encuentran los peones, dependientes y limpiadores. Sorprende también ver en posiciones retrasadas a los economistas. Suponemos que el hecho de estar en contacto directo con la crisis, y conocer mejor que nadie el futuro influye en su respuesta.

Con respecto a 2011, muchas profesiones han bajado en el ranking. Así artistas, investigadores, educadores o los propios economistas eran más felices el año pasado. Los cambios que se han sucedido en los últimos meses, con recortes en muchas de estas áreas han podido restar satisfacción a estos colectivos.

¿Y quiénes creemos que son los profesionales más felices? Pues la verdad es que aquí no somos nada originales y recurrimos a los tópico de siempre: Los artistas, futbolistas y fotógrafos son los trabajadores que pensamos que tienen con un mayor índice de satisfacción. En este sentido, influye el hecho de que asociamos actor o futbolista a triunfador multimillonario. Pero, obviamente, muy pocos son Javier Bardem o Cristiano Ronaldo.

Más paro, menos esperanzas

Tanto los datos de personas apuntadas en las oficinas de empleo: 4.833.521 (128.242 personas más que el mes pasado), como los datos de la Encuesta de Población Activa conocidos hace apenas unos días son desalentadores y no ofrecen ningún atisbo de esperanza o “brotes verdes” como le gusta llamar a los políticos a la tan ansiada recuperación económica.

Seamos claros: O nos están mintiendo o son unos inútiles; o ambas cosas a la vez

Nosotros particularmente nos inclinamos por la tercera apreciación, aunque con un matiz. No es que sean unos inútiles, no. Más bien, lo que ocurre es que no saben muy bien como hacer lo que quieren hacer para que la gente no nos sublevemos.Ya sabéis, básicamente:

  • Bajarnos el sueldo a niveles desconocidos
  • Llevar la flexibilidad del empleo (menudo eufemismo) hasta el límite. Es decir, despido libre

Ahora, si el paro es una tragedia en el conjunto de España con una tasa de desempleo del 25%, imaginaos sitios como Andalucía donde hay provincias que llegan casi al 40%

Disclaimer: Este post es un desahogo del equipo de empleoytrabajo.org, así que os pedimos disculpas si alguien se siente ofendido por la franqueza del mensaje ;-)

Se buscan ingenieros españoles para trabajar en Holanda

Durante las próximas semanas tendrá lugar un proceso de selección para reclutar a ingenieros españoles con vistas a su incorporación a una empresa holandesa. Randstad Professionals será la encargada de llevar a cabo los primeros pasos de esta selección. Según informa la multinacional de recursos humanos, una empresa holandesa requiere más de 100 ingenieros para trabajar en diferentes sectores dentro de la fabricación, diseño y concepción de material de alta tecnología.

Más concretamente se puntualiza que los perfiles más adecuados para formar parte de este proceso son: ingenieros de prototipos, ingenieros de equipamiento, de sistemas de instalación, ingenieros electrónicos y de mecatrónica, especialistas en física, ingenieros de producción y mantenimiento e ingenieros mecánicos.

Se seleccionará tanto a recién licenciados como personal con varios años de experiencia. Se pide también un alto nivel de inglés (B2-First) valorándose así mismo que el candidato haya trabajado o estudiado en el extranjero. La empresa ofrece a cambio contrato indefinido y unas buenas condiciones económicas. El proceso de selección se inicia con una charla en el Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales en Barcelona aunque las entrevistas de trabajo se se extenderán a lo largo de varias semanas.

Los ingenieros españoles siguen siendo unos profesionales muy bien considerados en otras latitudes. A ello se debe su alto nivel de formación y especialización. Pero además la situación grave que vive España a nivel económico lleva a muchas empresas de otros países a reclutar personal muy cualificado que no tienen muy buenas opciones en su propio país.

Cada mes que pasa, más ingenieros españoles deciden irse en busca de un futuro más halagüeño. Ofertas como la de esta empresa holandesa son una buena oportunidad para hacer carrera en otro país. Mientras la economía siga empeorando, España continuará sufriendo una histórica sangría de trabajadores cualificados que difícilmente volverán algún día.

Se busca un tipo con suerte

Con ese eslogan tan elocuente, el sitio web juegging.es ofrece un contrato de trabajo de seis meses con un sueldo al mes de 3.000 euros. Los requisitos son: pasión por el deporte, disponibilidad para viajar, y ganas de pasárselo bien el trabajo. El ganador deberá pasar seis meses en Valencia, ciudad donde está la sede de Juegging y asistir a varios eventos deportivos como el Mundial de Fórmula 1, el de motociclismo o partidos de fútbol.

La oferta no aclara completamente cuáles serán las funciones a desempeñar por el trabajador aunque, en principio, deberá describir sus experiencias deportivas en el blog de la página web de la casa de apuestas. Tal como están las cosas, Adecco, encargada de llevar a cabo el proceso de selección, tendrá un duro trabajo por delante ya que se espera una masiva inscripción de personas optando a ser “un tipo con suerte“.

Pero no solo juegging.es busca colaboradores. El mundo de las apuestas utilizando internet y las nuevas tecnologías vive un momento muy propicio. Madrid y País Vasco han llevado a cabo una liberalización del sector lo que ha favorecido la expansión de las casas de apuestas tanto en locales físicos en las ciudades como por internet. Se dice que es uno de los pocos negocios que está creciendo a pesar de la crisis. Bwin o Bet365 ya son gigantes a nivel mundial que gozan de gran prestigio. Al calor de estos éxitos, siguen surgiendo nuevas empresas que aspiran a no llegar tarde a un negocio que no tardará en llegar a su límite.

Mientras tanto, otras comunidades autónomas españolas como Valencia, Navarra o Aragón ya están liberalizando el sector y se espera que Cataluña lo haga en breve. Las casas de apuestas, muy populares en otros países como Inglaterra, se reproducen por esporas aprovechando una situación social peculiar. Muchos parados o jubilados tienen mucho tiempo libre, y las apuestas son un entretenimiento cada vez más en boga. Es bien sabido que “la casa nunca pierde”, pero los aficionados a las apuestas crecen día a día.

Trabajar mientras juegas

El progreso de la industria de los videojuegos es imparable. Al margen de las tradicionales videoconsolas domésticas un nuevo ámbito ha irrumpido con fuerza ampliando aun más las vías de negocio de las empresas del sector. Se trata de los juegos diseñados para los smartphones y tabletas, dispositivos cuya demanda es creciente. Android y iPhone ofrecen a sus usuarios juegos, muchos de ellos gratuitos, y los diseñadores no dan abasto.

Pero las empresas del sector no solo precisan programadores y diseñadores. Una nueva figura ha surgido dentro de la industria: el game tester. Un experto en videojuegos encargado de probar los mismos antes de de que aparezcan en el mercado con el objetivo de detectar fallos y ofrecer consejos para mejorar el producto final.

En una primera fase, los game tester reciben el juego en bruto y debe dedicar muchas horas de juego (y trabajo) a localizar cualquier error en la programación. Una vez terminado, deben pasar un informe a los diseñadores para que estos se pongan manos a la obra. Más adelante, vuelven a recibir el juego, ya en una versión cercana la definitiva, para que le den un nuevo repaso. El tester debe también asesorar y ofrecer su opinión sobre las características del juego anticipándose a la recepción que pueda tener en el mercado.

Como vemos, no solo se trata de echar unas partidas a la consola. Un buen game tester debe tener un amplio conocimiento del sector, nociones de programación y estar constantemente en contacto con las novedades y los intereses de los consumidores.

El progreso la tecnología móvil ha supuesto un nuevo espaldarazo a la industria y también a todos los trabajadores del sector. Muchos de los juegos asociados a estos nuevos dispositivos son menos complejos pero también precisan un cierto control para que llegue adecuadamente a los consumidores.

La demanda de game tester sigue creciendo y ya surgen incluso cursos de formación específicos para mejorar las aptitudes de los aspirantes a ‘cazador de fallos’.

El empleo del futuro

La compañía especializada en recursos humanos Adecco ha presentado un informe que arroja una serie de interesantes conclusiones sobre el estilo de empleo que se desarrollará en un futuro cercano. El informe se inicia con esta sentencia que expresa con acierto la evolución del mercado laboral. La ecuación “estudiar, trabajo para toda la vida, y jubilación cómoda”, ya no sale.

Los trabajadores del futuro deberán tener más flexibilidad debido a que la idea de que empleo equivale a seguridad y que una carrera es lineal y ascendente se está evaporando

Las fórmulas de trabajo requieren un profesional flexible y que se adapta al voluble mercado laboral. El autoempleo, el pluriempleo y los contratos por obra o proyecto se extenderán en los próximos tiempos. Todo ello exige una mayor capacidad individual de análisis y autosuficiencia. En este sentido, emprender un propio negocio o convertirse en un autónomo será cada vez más habitual. Según Adecco, “el número de freelance y autoempleados” crecerá en el futuro.

El manejo solvente de las nuevas tecnologías serán aspectos imprescindibles para abrirse camino en el mercado de trabajo. De nuevo, el concepto de adaptación es fundamental. Estar en constante alerta a los progresos aplicados a nuestro sector, facilita una mejora de nuestras competencias laborales.

El nivel de empleabilidad de los futuros empleados dependerá de su flexibilidad, disponibilidad, idiomas y manejo de las nuevas tecnologías

La externalización y el trabajo a distancia son opciones cada vez más recurrentes entre las compañías. El progreso de las comunicaciones facilita el contacto laboral con otros mercados económicos. En este sentido, el dominio de varios idiomas es, también, fundamental.

Todos estos cambios tendrán una consecuencia directa en los estilos de vida y en la interpretación del mercado laboral. La flexibilidad cambia nuestra percepción de la vida exigiendo una mayor iniciativa en todos los ámbitos. Este individualismo deberá ser combinado con un intercambio de conocimiento y de experiencias que evite la fragmentación social.

El empleo del futuro ya es una realidad a día de hoy en numerosos sectores. El cambio está siendo abrupto pero es inevitable adaptarse.

El mejor trabajo del mundo

Hace unos meses, la red social Tueddy ponía en marcha un proceso de selección denominado ‘El mejor trabajo del mundo’. Así se explicaban los requisitos y las funciones a desarrollar: “Buscamos 4 jóvenes apasionados por la moda, la tecnología y las redes sociales y que quieran vivir una experiencia irrepetible durante 4 meses recorriendo el planeta. Precisamos alguien que hable como mínimo inglés y francés para recorrer Europa, que hable portugués y español para recorrer Latinoamérica, que hable chino e inglés para recorrer Asia e inglés y español para recorrer Norteamérica”.

Como vemos, la principal exigencia era el dominio de varios idiomas con el fin de hacer un recorrido por los cinco continentes captando las últimas tendencias de la moda. Varios afortunados ya forman parte de esta experiencia y se prevé que en los próximos meses el proyecto se amplíe con nuevas ofertas laborales. Tueddy es una red social vinculada a la moda en donde los usuarios, ya sean diseñadores o simples aficionados, pueden compartir sus gustos y creaciones, además de encontrar las prendas más interesantes del mercado con una atención especial a la moda emergente.

No sabemos si los elegidos tienen “el mejor trabajo del mundo”, pero esta oferta laboral se encuadra en un nuevo tipo de trabajadores adaptados a las nuevas exigencias del mercado laboral. Dominio de idiomas, conocimiento de las nuevas tecnologías, juventud y gran iniciativa, son varios de los requisitos que se imponen para progresar en muchos sectores emergentes.

Marc Vidal es uno de los empresarios que se encuentra detrás de Tueddy. El catalán, célebre por su blog “El blog de Marc Vidal” donde fue uno de los primeros economistas que alertaron sobre la crisis que se nos venía encima, ha logrado sobreponerse a ella y no se ha detenido en los últimos años. Según explica el propio Vidal, “Tueddy es la primera aplicación con la que podrás acceder a diseñadores y marcas de cualquier parte del mundo, descubrir qué visten tus ídolos e influir en la tendencia. A partir de su algoritmo, tu experiencia social y la inteligencia compartida, Tueddy creará tu perfil y te mostrará únicamente aquellas prendas afines a ti. Escógelas y llena tu armario con ellas. Y si lo prefieres, ordénalas creando cajones personales”.

Optimismo 2.0. Profesiones que sortean la crisis

Casi todos los sectores profesionales se han visto afectados por los reajustes del mercado laboral. La economía se ha contraído desde 2007 y, poco a poco, el sector público y las empresas privadas se han tenido que adaptar a un escenario económico cada vez más escuálido. Por supuesto, una de las medidas adoptadas ha sido recudir plantillas, a través de Expedientes de Regulación de Empleo, despidos, no renovaciones y jubilaciones anticipadas.

Pero no todos los sectores han sido derrumbados por la crisis. Algunos resisten o incluso viven momentos de bonanza. ¿Cuáles? Solo hace falta echar un vistazo a las principales páginas web de búsqueda de empleo, para responder a esta pregunta

Uno de los sectores más solidos está siendo el tecnológico. La pujanza de los smartphones genera un nicho laboral para programadores de Android o iPhone. Estos sistemas operativos requieren actualizaciones continuas, nuevos juegos y aplicaciones para móviles, y cada vez se crean más pequeñas empresas en este sector.

También se precisan expertos en SEM y SEO para las compañías que manejan internet como su principal fuente de captación de clientes. Y, por  último, programadores expertos en .NET, Java o Linux siguen siendo profesionales muy demandados, tanto en España, como más allá de nuestras fronteras.

A nivel privado, los perfiles de ventas y finanzas son los más requeridos. ¿Por qué? Las empresas buscas reforzar esos ámbitos ante la debilidad de la economía española. El objetivo es cuadrar las cuentas y encontrar nuevas vías de negocio en un escenario económico muy complejo.

Los titulados de Administración y Dirección de Empresas son, en este sentido, los que tienen más papeletas para abrirse camino en el mercado laboral. Las compañías precisan ingenieros de procesos, de planificación y costes con el fin de mejorar las perspectivas de negocio.

Y, por supuesto, y como siempre, expertos en ventas. La comercialización de productos es y será uno de los ámbitos económicos más fuertes dada la estructura de la economía de los países desarrollados. Comerciales con un gran nivel de especialización en un sector o producto tienen  mayor facilidad para encontrar empleo.

Teletrabajo ¿El empleo del futuro o actual?

Actualmente solo un pequeño porcentaje de las empresas ofrece a sus empleados la posibilidad de desarrollar su labor mediante el teletrabajo. Se trata de una forma de conciliar el empleo con las circunstancias familiares. Pero además constituye una modalidad de trabajo que tendrá un gran desarrollo en los próximos años.

El progreso de las nuevas tecnologías favorece su implantación. La posibilidad de tener contacto en tiempo real con otros empleados o clientes a través del correo electrónico, las teleconferencias y y otros sistemas de comunicación interna fomentan el teletrabajo. Especialmente en algunos ámbitos, cada vez son más los trabajadores que optan por esta modalidad.

Ya no es necesario acudir a una oficina o viajar continuamente para estar en contacto con la empresa o a asistir a reuniones. Internet y las nuevas tecnologías siguen avanzando para favorecer un nuevo sistema de comunicación laboral. Sin embargo, para que el teletrabajo sea igual de productivo que el trabajo tradicional deben darse una serie de circunstancias.

Para empezar, la propia tecnología debe ser suficiente para que no perjudique el rendimiento laboral. Las conexiones a internet, los equipos y los trabajadores deben estar adaptados a las condiciones de este ambiente laboral. El trabajador, en este sentido, tiene un mayor grado de autonomía, por lo que deberá asumir su responsabilidad sin que la productividad descienda.

Entre las ventajas del teletrabajo están la posibilidad de una mejor conciliación de la vida laboral y la personal. El ahorro en tiempo y dinero que supone no tener que desplazarse es otro punto importante. Por el contrario, la falta de adaptación a este nuevo escenario puede perjudicar al rendimiento.

Y es que trabajar desde casa exige un elevado grado de autonomía. Organizar el tiempo, cumplir con los objetivos y aprovechar las posibilidades de la tecnología son fundamentales en el teletrabajo. Además, coordinarse adecuadamente con jefes y compañeros es vital para que el resultado sea óptimo.

No obstante, iniciativas como la del área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid de incentivar fiscalmente a las empresas que establezcan horarios de trabajo flexibles y el teletrebajo darán sin duda un gran impulso al establecimiento del teletrabajo.

El teletrabajo aun no se ha desarrollado ampliamente, pero no cabe duda de que en el futuro será cada vez más habitual.

Emprender en el sector del bienestar

 Con la llegada de la crisis, desde numerosos frentes se ha invitado a los ciudadanos al autoempleo y la búsqueda individual de oportunidades de negocio. Son los denominados emprendedores, que pueden tener la llave de la salida de la crisis, pero que en la práctica se encuentran con numerosos problemas a la hora de poner en marcha sus ideas.

Para empezar, la falta de crédito no beneficia a los nuevos empresarios. Poner en funcionamiento un negocio requiere de inversiones, y no todos tienen la capacidad económica suficiente. “La alfombra roja” para emprendedores, cómo se citó desde fuentes gubernamentales, no es tal en la realidad.

No obstante, no cabe duda de que con el mercado laboral en situación crítica, muchos parados ven en el autoempleo la única salida. Uno de los sectores que mejor se está comportando es del bienestar y la salud. Muchas empresas se han lanzado a ofrecer talleres, cursos y actividades que tienen como fin mejorar el bienestar de sus participantes con actividades que minimicen su estrés. Risoterapia, musicoterapia, baile o pilates son algunos de los talleres que con más fuerza están apareciendo.

Todos ellos se dirigen tanto a parados como trabajadores que buscan una actividad que mejore su bienestar aliviando la tensión propia de un momento convulso a nivel social y económico. Al contrario de lo que pudiera parecer, muchos de los usuarios de esta clase de servicios son personas jóvenes que desean pasar unas horas a la semana desconectando de sus problemas cotidianos.

La creciente demanda de estas actividades ha llevado a muchas empresas de formación o relacionadas con el ámbito de la salud y el bienestar a implementarlas. En muchos casos, son las propias instituciones públicas las que las ponen a disposición de los ciudadanos a través de la colaboración con empresas del sector.

La inversión necesaria para poner en marcha un negocio de este tipo varía según los objetivos del emprendedor. Un primer paso es informarse sobre todas las ayudas de las instituciones públicas que puedan facilitar el inicio del negocio. Emprender no es tan sencillo, pero no deja de ser la única opción para muchos trabajadores.