facebook twitter Google +
Crear CV Buscar candidatos Publicar ofertas
cat-right

Cómo afianzarse en el puesto de trabajo

Mucho ha cambiado el clima laboral en los últimos años. Tanto en empresas privadas como en el sector público, el aire que se respira en las oficinas es diferente. En los años anteriores a la crisis, nadie quería perder su empleo, pero las buenas perspectivas económicas animaban a los trabajadores. Quedarse en el paro no era el “fin del mundo”, ya que las oportunidades laborales, en la mayor parte de sectores, eran amplias y uno no tardaba mucho en encontrar otro trabajo y en muchas ocasiones mejorando las condiciones laborales.

Desafortunadamente todo esto ha cambiado en los últimos años. Al margen de algunos sectores que no se ven afectados por la crisis, principalmente los relacionados con la tecnología y últimamente el sector de la hostelería y el turismo, el temor a quedarse sin empleo se ha apoderado de buena parte de los trabajadores. Irse a las listas del paro, puede suponer, ahora sí, un “apocalipsis personal”. Hoy, más que nunca, tener un trabajo es un tesoro que hay que custodiar.

No solo el temor a perder el empleo, sino también la precariedad laboral ¿Quien ofrece hoy día un contrato fijo? han tenido consecuencias sorprendentes. Han descendido las bajas laborales y la productividad aumenta. y es que hoy día estamos viendo tipos de contratos (temporales, por días, horas, etc.) que antes no se conocían y si a esto añadimos el sorprendente aumento de los trabajadores autónomos tenemos una imagen clara del tipo de contratos al que nos ha abocado el sistema aprovechando la crisis.

Los empresarios deberían saber, no obstante, estar en la oficina con la espada de Damocles sobre nuestra cabeza permanentemente, no asegura un gran rendimiento. La presión moderada es buena en el ámbito laboral, pero un exceso de ella tiene efectos contraproducentes.

Existen muchas vías para minimizar el temor a perder el trabajo. Para empezar, debemos ser realistas y conocer lo que hay nuestro alrededor. Más allá de nuestra oficina, la situación económica es muy grave. Es importante no vivir en una burbuja, creyendo que somos inmunes. Esto incluye tejer una red de contactos como medida de prevención. En España cerca de un 75% de los puestos de trabajo ofertados se cubren a través de conocidos. Hoy día hay que estar con la guardia alta y preparados para perder nuestro empleo en cualquier momento. Si lo estamos las consecuencias serán muchos menores que la de repente encontrarnos sin empleo sin apenas haberlo visto venir.

Y es que hacer bien nuestro trabajo es la mejor forma de mantenerlo, pero no es suficiente ya que muchos de los despidos que se producen en la actualidad responden a criterios que escapan de nuestra responsabilidad: Cese del negocio, restructuración de la plantilla… Especialmente en las grandes empresas, se tienen en cuenta aspectos como la indemnización por despido, el tiempo que se lleve en la compañía, etc.

En un mercado laboral cada vez más selvático, no solo es necesario hacer bien las cosas, sino que los demás sepan que las hacemos. Venderse bien, incluso dentro de la propia empresa, es un mecanismo imprescindible. ¿Hasta dónde llegar en la venta de nuestro rendimiento? Eso ya depende de cada uno y de su nivel de escrúpulos.

Cada sector es diferente, y requiere de actitudes y técnicas diversas. Los expertos acuñan términos como proactividad, feedback, etc. Todo ello se puede resumir en un concepto mucho más sencillo: Trabajar bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *