Actualización del programa PREPARA

¿Qué es el programa PREPARA? Un Programa de recualificación profesional de las personas que agoten su protección por desempleo. Es un mecanismo de protección que tiene por objetivo ayudar a encontrar un puesto de trabajo a aquellas personas desempleadas que han agotado su prestación o subsidio por desempleo. El programa está justificado por la situación del mercado de trabajo español y está formado por una serie de acciones de inserción laboral gestionadas por los Servicios Públicos de Empleo de las Comunidades Autónomas o por el Servicio Público de Empleo Estatal de Ceuta y Melilla, y una ayuda económica de arácter mensual, con naturaleza de subvención, que abona el Servicio Público de Empleo Estatal.

¿A quién va dirigido el PREPARA? A aquellas personas que han agotado la prestación o subsidio por desempleo, y que sean desempleados de larga duración o tengan responsabilidades familiares, siempre que demuestren que buscan activamente empleo, y participen en todas las acciones y medidas de políticas activas de empleo que les sean ofrecidas por los Servicios Públicos de Empleo. Se considera desempleado de larga duración a aquellas personas que llevan inscritos como demandantes de empleo, al menos, doce de los últimos dieciocho meses. Se considera que una persona tiene responsabilidades familiares cuando tiene a su cargo cónyuge, hijos menores de 26 años o mayores incapacitados, o menores acogidos, y los ingresos individuales de cada uno de ellos no son superiores al 75% del SMI, excluidas las dos pagas extraordinarias. En 2013, el SMI es de 645,30 euros al mes.

¿Qué requisitos debes cumplir?

  • Estar desempleado por extinción de su relación laboral
  • Estar inscrito como demandante de empleo
  • Cumplir uno de los dos requisitos siguientes: Ser desempleado de larga duración y Tener responsabilidades familiares
  • No tener ingresos propios superiores al 75% del SMI. En 2013, no tener ingresos superiores a 483,98 euros al mes
  • No tener ingresos familiares superiores al 75% del SMI. Para ello se tendrá en cuenta que la suma de los ingresos de todos los miembros de la unidad familiar (Ud, su cónyuge, sus padres, y sus hijos menores de 26 años o mayores con discapacidad o menores acogidos), dividida por el número de miembros que la componen no sea superior a 483,98 euros al mes
  • Haber sido beneficiario de una prestación o un subsidio por desempleo
  • No haber sido beneficiario del programa PRODI o del programa PREPARA con anterioridad
  • No reunir en el plazo de solicitud de la ayuda el requisito para acceder a la percepción de una prestación, subsidio o renta activa de inserción.

¿Qué documentación debes presentar? La solicitud deberá presentarse en el impreso oficial, que está a su disposición en las Oficinas de Prestaciones o en la página web del Servicio Público de Empleo Estatal. Junto con la solicitud deberá presentar:

  1. Documentación relativa a los ingresos: Certificado de percepción o de no percepción de rentas mínimas del organismo competente en el ámbito geográfico provincial o autonómico, tanto del solicitante como de todos los miembros de la unidad familiar
  2. Documentación relativa a las responsabilidades familiares: Certificado de empadronamiento histórico o colectivo, o documento equivalente, como por ejemplo, el libro de familia
  3. Impreso oficial de acreditación de la búsqueda activa de empleo. Este documento se puede presentar con posterioridad a la solicitud del programa, pero siempre dentro del plazo de los dos meses siguientes al agotamiento de la prestación o del subsidio por desempleo.

¿Cómo acredito la Búsqueda activa de empleo? El solicitante deberá acreditar que ha realizado durante, al menos, treinta días naturales desde que finalizó la prestación o el subsidio por desempleo, tres actividades de entre las siguientes:

  • Un día de trabajo por cuenta propia o ajena
  • Envío o presentación de curriculum a tres empresas distintas
  • Realización de una entrevista de trabajo
  • Inscripción en una agencia de colocación autorizada
  • Inscripción como solicitante de empleo en dos portales públicos o privados
  • Presentación a ofertas de trabajo de los Servicios Públicos de Empleo
  • Cualquier otra actuación ofertada por los Servicios Públicos de Empleo, y específicamente en acciones formativas o en acciones de información y gestiones de autoempleo y emprendimiento. Se considera adecuado para la acreditación de la búsqueda activa de empleo la realización de la misma actividad tres veces, o dos veces más otra actividad distinta.

A modo de ejemplo, se considera que ha cumplido el requisito de la búsqueda activa de empleo si ha realizado tres entrevistas de trabajo.

¿A qué tienes derecho?

  1. Realizar un itinerario personalizado de inserción, que valorará las posibilidades de encontrar un puesto de trabajo, e incluirá una serie de actividades para mejorar estas posibilidades
  2. Cobrar una ayuda durante los seis meses siguientes a la solicitud, siempre que realice las actividades previstas en el itinerario personalizado de inserción, por el siguiente importe: y Con carácter general, el 75% del IPREM. En 2013, el IPREM es de 532,51 euros al mes, por lo tanto, la ayuda es de 399,38 euros al mes. y En aquellos casos, en que el beneficiario tenga 3 o más miembros de la unidad familiar a su cargo, la ayuda será del 85% del IPREM. En 2013, la ayuda es de 452,63 euros al mes. El importe de la ayuda económica podrá ser minorado en función de los ingresos por rentas sociales de la unidad familiar.

¿Cuál es la duración del PREPARA? El PREPARA seguirá en vigor siempre que la tasa de desempleo, medida según la última Encuesta de Población Activa, sea superior al 20%. La duración del PREPARA es, como máximo, de seis meses, y ninguna persona puede ser beneficiaria dos veces de este programa.

El Gobierno retira la ayuda de 400€ a los parados

El denominado Plan Prepara también se elimina. Dentro del nuevo rumbo que está llevando a cabo el Ministerio de Empleo, caracterizado por una revisión integral de las prestaciones por desempleo, se ha decidido terminar con la ayuda de 400 euros para parados que no tuviesen derecho a otra prestación ni al subsidio por desempleo.

Esta ayuda excepcional se aplicaba a través de un itinerario de reinserción que los beneficiarios debían seguir con el fin de añadir competencias laborales que permitiesen unas mejores perspectivas laborales de futuro. En muchos casos, era la única fuente de ingresos de estos parados.

Según los datos del Gobierno el nivel de reinserción laboral de estos parados era del 6%, una cifra muy baja que no cumplía las expectativas para las que fue ideado el Plan Prepara. Los sindicatos, tienen otra visión del asunto y consideran un éxito su aplicación. Perspectivas demasiado opuestas que no aclaran el verdadero alcance del Plan.

Desde que se inició el programa unos 400.000 parados se beneficiaron de él. Es evidente que sufrirán la eliminación de esta ayuda excepcional. Con un mercado laboral que sigue sin recuperarse, y que según los últimos datos procedentes de diferentes organismos va a seguir empeorando en los próximos meses, los parados de larga duración que no tienen subsidio ni prestación se encuentran en una situación dramática que a juicio de los sindicatos conduce “a la pobreza de forma irremediable”.

Por otro lado, no parece que el Plan tuviese una buena organización ni que, en la práctica, favoreciese la reinserción laboral de los beneficiarios. No sirve de mucho cobrar 400 euros durante unos meses si al finalizar la ayuda el parado está igual que estaba.

Así las cosas, el Ministerio de Empleo deberá ingeniárselas para ofrecer alternativas más sólidas a los parados en situación más dramática intentando sortear los ajustes cada vez más duros del Gobierno. La solución parece complicada.

Recorte en los subsidios a los mayores de 45 años

Además de la reducción de la prestación por desempleo a partir del sexto mes, el Gobierno ha introducido diversas modificaciones en otros subsidios. Se trata de medidas que no aparecieron en los discursos públicos en el parlamento pero que ya hacen acto de presencia en el Boletín Oficial del Estado.

Una de estas medidas es la supresión del subsidio especial para mayores de 45 años, que deberán acogerse al subsidio ordinario. Como el resto de medidas afecta solo a los nuevos demandantes y no a las personas que ya lo percibían. Por otro lado, el subsidio que hasta ahora se aplicaba a las personas mayores de 52 años que hayan cotizado por desempleo, al menos durante 6 años, pasará a otorgarse a partir de los 55 años.

También se endurece el régimen de acceso a la Renta Activa de Inserción. De esta forma, el demandante deberá haber agotado el subsidio por desempleo para aquellas personas que tiene más de 45 años, deberán ser parados de larga duración y que en el periodo de inscripción ininterrumpida como demandante de empleo, un año como mínimo, no se haya rechazado ninguna oferta de empleo, ni se haya negado a participar en acciones de promoción, formación o reconversión profesionales.

Estas medidas aun no ha sido del todo asimiladas por los ciudadanos. Se trata de un torrente de recortes a varios de los colectivos más sensibles. Los parados de larga duración y de edades avanzadas suelen tener más dificultad para lograr una reinserción en el mercado laboral. Por ello, en los últimos años han aparecido medidas para favorecer su reincorporación con ayudas que hiciesen más llevadero el trago económico que supone quedarse sin trabajo.

Por otro lado, todas estas medidas de recortes a los subsidios y a las prestaciones también hacen olvidar otro colectivo que aun lo está pasado peor: aquellos desempleados que han agotado su prestación y continúan en el paro.

Recortes en la prestación por desempleo

Parecía uno de los ámbitos intocables para el Gobierno actual, pero las prestaciones por desempleo también sufren recortes. Las reformas iniciadas desde que el Partido Popular ganó las elecciones siguen la línea de reducir al máximo el gasto público. El objetivo es cumplir con las exigencias de déficit que vienen desde la Unión Europea.

Tal vez no era la intención del Gobierno pero la situación dramática que sigue viviendo la economía fuerza a realizar nuevos recortes, al menos así es como se presenta el nuevo paquete de medidas desde fuentes gubernamentales. Y lo que nadie esperaba se ha producido. El colectivo de desempleados que más sufre los efectos de la crisis también verá reducidos sus ingresos.

Los nuevos parados que se incorporen a la prestación recibirán a partir del sexto mes un 50% de la base reguladora frente al 60% que había hasta ahora. Es una reducción del 10% que, según el Gobierno, tiene como fin animar a la búsqueda de empleo. Lógicamente, esta afirmación no ha tenido muy buena acogida entre los parados que dedican muchas horas a buscar trabajo sin éxito.

Un desempleado con derecho a prestación, es decir si había trabajado de manera continuada durante un periodo de tiempo, cobraba hasta ahora un 70% de su base reguladora (que equivale al último salario). A partir del sexto mes pasa a cobrar el 60%. La diferencia es que los trabajadores que pierdan su trabajo a partir de ahora cobrarán el 50% a partir del sexto mes. Por lo tanto, esta medida no afecta a los parados que ya estén recibiendo la prestación en la actualidad.

Por otro lado, la duración máxima de esta prestación se mantiene en un máximo de 24 meses. Para cobrar el paro durante dos años, se ha debido trabajar a tiempo completo seis años o más.

De esta manera el recorte para los desempleados no es muy cuantioso pero si establece un peligroso precedente. Y es que es la primera vez en la historia de la democracia que baja la prestación por desempleo.